2006-05-31

Algunas ideas sobre las utopías







"Cualquiera que se llame a si mismo socialista (o comunista) y no esté dispuesto a morir por sus ideas no es más que un exaltado de salón". Recuerdo haber leido esto en un libro de ficción de Heinlein donde, como era lógico para un militar americano en pleno macartismo, el comunismo o el socialismo son defenestrados a mansalva. Y pensé en que ultimamente he leido una fuerte crítica al comunismo, una crítica despiadada si tengo que ser sincero, tomando a este sistema, modo de vida, o como quieran llamarlo como la peste más grande que tuvo que soportar la humanidad. No quiero entrar en detalles comparativos, si es viable, si se cae por su propio peso, si es un ideal inalcanzable que termina siendo una mentira... pero me molesta sobremanera leer críticas terribles de quienes estan inmersos en un sistema que hace del consumo una deidad, que se vasa en el salvese quien pueda y a costa de quien sea. Me da la sensación de que quien critica al fallido intento comunista (y será fallido siemrpe porque, evidentemente, no es apto para los seres humanos...) no tiene en cuenta donde se encuentra parado. O si lo tiene en cuenta, pero lo minimiza, si total es más fácil caerle a las fallas del comunismo o del socialismo. Esa utopía de una sociedad igualitaria, ese romanticismo de crear un mundo mejor y para todos por igual; supongo que eso nos atrajo en su momento, con un idealismo adolescente que el sistema capitalista exacerbaba a más no poder.
Los que critican, los que hablan de un sistema comunista decadente, donde están parados? En el ideal social o en la cultura del "me importa solamente yo y soy algo por lo que tengo"?
El comunismo no tiene asidero en este planeta, lo sé, pero el capitalismo (todo esto hablando a grandes razgos, sin profundizar demasiado) tiene gran asidero, nos divide en clases, nos enseña a salvarnos sin importar quien cae en el camino, a que el fin justifica los medios, nos brinda la concentración de riqueza en unos pocos, el consmumismo que dicatamina nuestra importancia a nivel social... todas esas maravillas que hacen de este planeta un lugar un poco más podrido todos los días.
En fin, no reivindico un intento fallido, pero me gusta la crítica en ambas direcciones. Y en cuanto a una idea de sociedad, siempre me pareció más justo el comunismo. Lógico que estoy en el sistema capitalista, pero no hago una exaltación de ello.

Ariel

5 comentarios:

NBV dijo...

Ariel: si el comunismo no es apto para seres humanos (según tus propias palabras) ¿para qué seguir tras un absurdo? Si no podemos realizarlo ¿para qué gastar recursos intentándolo?

El problema que tienen los comunistas es que quieren convertir en ángeles a los seres humanos, pero además quieren hacerlo a la fuerza, a punta de pistola, Gulags, torturas y prisiones (Fidel Castro sabe algo de eso). No, Ariel, así no es la cosa. Si el mismo Dios no se atrevió a coartar nuestro libre albedrío, no veo a santo de qué vayan a arrogarse ese derecho unos cuantos comisarios políticos y unos cuantos burócratas grises.

Esos que quieren convencer a los demás de ser "solidarios", por cierto, son los menos solidarios de todos. Si no, fíjate en hugo chávez: con su rolex de oro, con sus trajes de Armani y Pierre Cardin, viajando en su avión de lujo por todo el mundo, alojándose en hoteles principescos... y no hablemos de la "nomenklatura" que se desplaza por la calles de caracas en BMW's último modelo. Ellos dicen que el consumismo es malo... para los demás, claro; ellos lo disfrutan mucho. Y lo peor es que al amparo de un supuesto patriotismo y un supuesto idealismo hacen los negocios de su vida.

Mejor aceptar al ser humano con todas sus fallas y debilidades. ¿Casualidad?: por donde pasan los constructores de utopías queda el reguero de muertos. Ahí los tienes: Pol-Pot, Mao, Stalin, Hitler, Fidel, Chávez (la "revolución" tiene 70.000 muertos a cuestas, producto de su incapacidad para dedicarse a tareas de gobierno elementales, como la seguridad en las calles).

No te fastidio más.
Saludos.

A.L. dijo...

Debo aclarar, ante este comentario, en que en ningún párrafo, en ninguno, apoyo la vuelta del comunismo como sistema de gobierno. Ya ha fracasado rotundamente (ayudado a fracasar también por ciertos intereses). pero todo lo que resaltas en forma negativa del comunismo también lo tiene el capitalismo y en mayor medida ahora. Mencionar a Hitler es un total desacierto de tu parte ya que perseguía a todo comunista (además de a todo disidente de su sistema).
Pero vuelvo a lo que quiero remarcar: capitalismo y counismo tienen la misma carga de muerte encima, de miseria, de torturas. Ninguno sobresale por encima del otro en ese aspecto, ambos son fracasos rotundos. Ahora bien, sigo quedándome con la teoría de que el ser humano puede ser mejor y puede preocuparse por sus semejantes. Es un idealismo, claro, y muy mencionado en el ideal socialista. Pero el ideal del capitalismo es pisarle la cabeza a los demás para conseguir lo que sea.
Ambos sistemas no sirven, está bien, pero sigo eligiendo la idea de mejorar como seres humanos. Y no utilizar cualquier medio para conseguir un fin.

NBV dijo...

Y aquí volvemos a discrepar: no está escrito en ningún lado que en un sistema capitalista la gente deba creer tal o cual cosa, o pensar tal o cual otra, o creer determinada versión de la historia de su propio país. En un sistema capitalista no es imperativo pasarle por encima a los otros. Claro, la gente sin ética y sin moral lo hace.

En cambio, en el sistema socialista tal como lo hemos conocido hasta ahora, resulta que uno *debe* seguir ciegamente al líder, *debe* llegar incluso a hacerse matar por la "patria", *debe* sentir tal cosa en determinado momento, *debe* ser "solidaria" (y todo degenera en una gran farsa).

En el capitalismo uno tiene la posibilidad de trabajar duro y comprar, pongamos por caso, un automóvil. En el socialismo por más que te esfuerces no puedes comprar un automóvil si no obtienes la firma y el sello de veinte mil oficinas, y tienes que pagarlo al precio al que un burócrata quiera. En cambio en el capitalismo puedes ir a varias agencias, escoger el trato más ventajoso (o el menos inconveniente, según se mire).

En fin, hay dos sistemas malvados: uno de ellos permite cierta capacidad de acción, elección, cierta libertad de movimientos; el otro es tan opresivo como la sociedad orwelliana de 1984. Entre dos males, debe escogerse el menor. En este caso la elección me parece obvia.

Se nota perfectamente que no estás defendiendo el socialismo, sólo estoy dando mi opinión sobre el tema.

Saludos.

NBV dijo...

Otro comentario: claro que Hitler no era comunista ni socialista. Eso lo sabe cualquier bobo. Pero también es cierto que Hitler, a su modo, quería construir una utopía ¿no? Bueno, en realidad quería resaltar lo peligrosas que resultan esas visiones idílicas al querer aplicarlas al falible ser humano.

Mariana dijo...

Importantísima la frase última que mencionas Ariel: "...al falible ser humano". Y es que asi es. El ser humano es falible. Y por tanto lo pueden ser sus obras.

Me pregunto y les pregunto. Entonces ¿´cuál sería el sistema político ideal? ¿Existe? ¿Podría crearse una nueva doctrina, que tarde oi temprano temrinará en utopía, que tendrá sus aciertos y desaciertos......¿qué hacer?