2009-11-09

Pelotudez, in the name of love

No, no es que este en contra del amor. Ni mucho menos! Siempre es bueno ver a la gente feliz, aunque esa felicidad se les dibuje en una mueca de idiota en la cara. Lo que me molesta, realmente me pone de mal humor, es ver como la gente cambia "gracias" al amor.
Si bien hay cambios (no se puede evitar quedarse con la mirada perdida y babeando para algunos) hay cuestiones de fondo, de principios que no deben dejarse de lado. Como una amiga dijo, muy cierto y acertado, nadie resiste un archivo (y no creo que hable de fotos solamente) por lo que ser congruente a lo largo de la vida es casi un acto divino. Por lo tanto, declaraciones fundacionales luego pisoteadas sin miramientos (no entra más una mujer a mi casa! están todas locas! y a la semana había una "estudiando" en casa conmigo) pueden ser toleradas y hasta entendidas si se quiere.
Lo malo, lo terrible, es cuando encontramos al adalid de la acidez mundial, un héroe que desprecia los días de San Valentin a sabiendas de que es solo un negocio más; que se caga en los llamados telefónicos donde abundan las palabras "mi vida, mi sol, chuchi, puchi...", que anda por la vida pateándole en la boca a las demostraciones melosas e innecesarias de amor pasajero muchas veces, ese canalla (o esa, va para los dos géneros) que sabe a ciencia cierta que los hombres / mujeres son todos/as iguales, cortados por la misma tijera (diría mi madre) y se los hace saber a cada paso controvertido que dan, enrostrándole su constante idiotez en cuanto a género.
Ese/a caballero con armadura que golpea sin miramientos a los caballeros que van a rescatar a las doncellas como si fuese la única tarea propia de un hombre en la vida... Uno encuentra a esta gente (o sus sitios de Internet) cual remanso en la vorágine de pelotudeces melosas y anécdotas interminables de relaciones anteriores mal redactadas llenas de risas y onomatopeyas fuera de lugar y dice: he aquí un/una bravo campeón que patea las idioteces románticas al mejor estilo maestra jardinera que les habla como retardados a los chicos.
Y al tiempo, sin período de transición, sin aviso siquiera al mail (algo como: queridos seguidores, me voy a vender mi alma al diablo y vengo... y lo voy a hacer con alegría!), aparecen hablando de las bondades del amor, de como ese elemento maravilloso estuvo ausente en sus vidas por cuestiones que vaya uno a saber; y ahora que ha reaparecido han comprendido la verdad, la increíble verdad: para demostrarlo, tengo que comprarle un osito de peluche a mi puchi! y sacarle una foto para postearlo en mi blog: http://mecagoenlospelotudosmelosos.blogspot.com
Y uno no termina de salir de su asombro, de cerrar la boca que le quedo abierta al volver al sitio donde pensaba encontrar un poco de cordura, y ve que, el/la antigua defensora de la individualidad, atacante constante sin descanso de las idioteces propias de la gente, esta intentando (y reiteradamente!!!) convencer al resto de las bondades del amor, como si de una reunión de Essen se tratara...
Ya es suficiente ver como se alejan del blog, como probablemente abren otro con una finalidad amorosamente oculta, como realizan un canto a la llegada del amor y de esa persona en particular (cuando uno ya sabe que estuvo tirando lineas a cuanta persona entro en su sitio a ver si le daba bola); no conforme con todo eso, repito, comienzan su evangelizacion tratando de que todos estén en su misma situación (me pregunto si, en el fondo, no será una especie de venganza... de atraer incautos para no sentirse tan estúpidamente solo/a), dejando comentarios en facebook o myspace en fotos de gatitos jugando con una bola de lana, en sitios donde otros hablan de sus hijos diciendo que lindo seria estar ahí; sitios a los que antes hubiesen escupido de solo conocer y hubiesen levantado el puño diciendo que preferían besar a un milico de la dictadura antes que convertirse en eso.
Me es difícil cerrar semejante declaración, pero creo, mis estimados "panqueques", que pueden caer en el estado de gracia amorosa, como a cualquiera de nosotros nos ha pasado... pero dejen el osito de peluche para algo intimo. Ese exceso de dulzura puede matar a muchos diabéticos! Piensen en ello!

LGS

12 comentarios:

La payasa... dijo...

No tuve la oportunidad de ir a ninguna reunión de Essen, solo recuerdo que cuando era chica mi vieja organizaba algunas en casa, se llenaba de mujeres mi domicilio familiar.
Con el tiempo, y con el hecho de haber ido a vivir sola, me tuve que comprar varias ollas, ollitas, sartenes y todo esas boludeces que una adquiere para poder sobrevivir.
Al principio era divino lo que cocinaba, hasta podría decir que me sentía como en casa, con el tiempo y la inexperiencia a note que los “utensillos” estaban poniéndose negros, oscuros, grasosos y sumado a mi desgano de “limpiarlos” y previendo que tenía otros utensillos sin estrenar los dejaba, quizás esperaba que se limpien solos por arte de mágia.
Al poco tiempo comencé a notar que se oxidaban, leía los manuales que acompañan las recetas que nunca haré en mi condenada vida y aseguraban que eran super resistentes, que tenía doble, que digo doble TRIPLE capa de teflón.

Nunca quise repetir, en algunas cosas, a mi madre, pero viendo como los utensillos se arruinaban me supe decir:

Essen era la de antes....

Figo dijo...

amen querido LGS, nunca estuve tan de acuerdo en post como en este

Luna dijo...

Supongo que es más aplicable a los hombres que a las mujeres. Nosotras, creo que la mayoría somos más propensas al amor romántico. Sin embargo he pasado por algunos sitios donde el enamorado babeaba tanto que empalagaba, un asco total.

Besos

La payasa... dijo...

Frase: Las mujeres somos más propensas al amor romántico

Revelación: Creo que soy hombre.

Toda una vida creyéndo que....

¿qué me paso?

LGS dijo...

4 Comentarios! mi mejor produccion desde hace tiempo! Gracias x pasar gente.

Figo: pense que habia abandonado esta galaxia!!!

Luna: la idiotez no respeta genero, jeje

Payasa: no hay complot que pueda contra mi prosa? jajajajaja

La payasa... dijo...

Me sono una declaración muy Nazarena Veléz esa del complot ja ja ja.

En uno de mis blog, cuando era normal, conté de un "regalo Puchi", que venia dentro de muchas cajas. Mi amor romático se llama Tifani, pero para el exregalador se llamaba osito con corazón de I loviu (así en fonètica).

Triste la vida del guacho argentino!

La payasa... dijo...

DEJA DE INVITARME A SER MALVADA.

Por ser así, me hacen vudú a esta altura.

Mariela Torres dijo...

Me gustó lo de avisar a los seguidores que uno está por vender el alma al diablo y vuelve.

No he leído blogs de hombres así, pero sí de una mujer que odiaba a los bebés, a los chicos, a las madres, a las embarazadas y se burlaba de los blogs empalagosos que hablan de sus hijos. Ahora está embarazada y abrió un blog para hablar del embarazo. No la leo más, no hay consecuencia en sus actos y dichos.

¡Saludos!

La payasa... dijo...

Umm, son distintas clases de amor la de una pareja y la de una padre con sus hijos. MUY DIFERENTES.

Hay que pasar por eso, si bien no tengo hijos también me pasa ser poco tolerante con los pequeños, y supongo que cuando lleve ese momento, se me caerá la baba todo el día toda la vida.

Bueno, yo opino...

Saluditos.

grenadine dijo...

tonces yo tambien soy hombre? shit, y pensar q me quejo cuando me dicen "torta".

LGS dijo...

huy, estoy perdiendo cerebro porque no te entendi... no obstante, el post es para ambos sexos ya que todos podemos ser muy pelotudos sin importar cuestiones intrascendentes como sexo, religion o raza.
Saludos!

p-d: eso de torta como que denota cierta edad, no?

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!