2009-10-29


Plantearse una meta que, a priori parece imposible, no te convierte automaticamente en un Quijote luchando contra todo, mas allá de los molinos de viento. Cuesta, todo cuesta, el doble si se quiere, el triple si no se quiere... El tema pasa por la meta en si. Una vez ahi, que? Seguir? Darse por satisfecho? Tengo algunas cosas para contar pujando por salir, cual parto literario (literario digo... no tengo cara) pero no quiero que sea por cesárea o sietemesino (siguiendo con las comparaciones parturientas). Quiero que sea en término, porque solo asi satisface... espero lograr lo del gordo motoneta: no puede parar!

LGS

2 comentarios:

La payasa... dijo...

Aguardaremos que nazca...

Besos

Lola

Luna dijo...

Siempre es bueno tener metas, pequeñas o grandes.

Besos