2009-08-05

La música en mi vida - Evolución II

Me habia quedado en la radio con fm. Un modelo nuevo, con un sonido aceptable y una luz roja con la suficiente potencia para dejarme ciego cuando escuchaba musica de noche en mi habitacion. Un detalle mínimo ya que el objetivo era escuchar rock and roll y se lograba.
Pero la radio me quedaba chica. En mis ansias de charly garcia y rock nacional, me compraba cassettes de todo tipo sin tener donde escucharlos. Robaba algunas horas del grabador de mi primo, pero solo podia cuando este no estaba. Asi que me puse en campaña por conseguir algun tipo de medio que me permitiera escuchar cassettes y poder llevarme la musica por ahi. El paso lógico era un walkman. Y ahi si comencè una carrera de suplicas a mi mamà para que convenciera a mi viejo de comprarmelo. Me tuvieron unos meses vagando con cara larga hasta que mas o menos se encaminó la cosa para comprar un Aiwa que estaba de moda y bastante interesante. Pero otra vez me jugó una extraña pasada la interpretación de mi viejo de que si es màs barato es mejor, al margen de la calidad. Lo bajo del precio justifica la calidad. A la vuelta de un viaje al medio del campo de mi abuela, apareció con un walkman. Muy orgulloso de regalármelo, era una basura mono (ni stereo... que desastre!) pero que acpté de buena gana ya que no tenia dinero y era lo que habia. En ese sentido tengo que reconocer que siempre me contenté con lo que me daban, nunca pedi de màs y aceptaba tal como venian los regalos...
El aparato era de calidad dudosa cuando menos; primero se le empezaron a despintar todas las letras, independientemente de si tenian uso o no y luego comenzó a fallar el volumen, los cabezales (desestimando mis limpiezas de cabezales con alcohol y algodón que eran rituales), las teclas... hasta que cayó en combate el rebobinado. No era un problema mayor ya que siempre retrocedia o avanzaba los cassettes con una bic... pero era otra muestra de la decadencia del aparato.
Y asi siguió hasta que no sirvió mas. Para el que crea que eso llevo mucho tiempo les aclaro que sucedio en 6 meses.
Ya no tenia la radio porque mi madre habia decidido que si yo tenia un walkman, ella se quedaba con la misma y apenas si escuchaba radio en el walkman venido a menos.
Mi primo, en un arranque de locura, me presto un doble cassetera verde, no recuerdo la marca y me salvo por unos meses. Pero necesitaba algo màs, necesitaba un reproductor de cd's. Ya eran cosa común (los originales) y se podian prestar entre amigos sin temor a que desaparezcan.
Ni se me cruzó por la cabeza pedirle algo asi a mis padres. Sabía que era una desilución anticipada.
Un amigo, Germancito, dejó su equipo en casa unos meses luego de una fiesta. Pero lo volvió a buscar cuando escuchar Nevermind en su compactera ya era un habito necesario.
Como ya habia terminado el secundario y no estaba conforme con el profesorado de educación física, me salí del mismo y tuve mi 1º trabajo casi serio: con Chilo en una dependecia municipal, luego de hacer campaña por el candidato al peronismo. Así que eso me premitió tener acceso a un aiwa con bandeja para 3 cd's y salir corriendo a musimundo a comprar cd's. El primero que me compre con mi trabajo fue Superunknow de Soundgarden... y creo que la historia de los cd's ya la contè.
Con el tiempo fallo la compactera del aiwa (como todos esos modelos) pero ya tenia la p.c. y hacia rato que escuchaba musica ahi con el formato futuristico del mp3.
Fue un largo camino, plagado de piedras en el mismo y de desiluciones. Pero bueno, se supone que lo que cuesta vale.

LGS

7 comentarios:

Figo dijo...

che que larga carrera que hiciste hasta llegar al hoy! increible que aun recuerdes los modelos y situaciones

en mi caso el recorrido aunque mas corto tambien tuvo casettes y cds hasta el dia de hoy con la pc.

un abrazo!

Mariela Torres dijo...

Llegué aquí, pero leí primero la primera parte, por supuesto. Me gustó saber que te conformabas con lo que te regalaban, sin pedir más, igual que yo.

Mi historia de aparatos es un poco más feliz, tuve un reproductor de cassettes a los ochos años, reemplazado por una radio AM, FM, doble cassettera, a los quince años. Y a los veintiséis años me compré la radio AM, FM con reproductor de CD que todavía tengo. Está impecable y este año cumple diez años. No tengo más pretensiones.

Besos.

LGS dijo...

Figo: y si, me acuerdo porque la sufrí mucho. Nada terrible, pero hubo que remarla y remarla...
Abrazo!

Mari: Me conformaba porque era la educación que nos dieron nuestros padres... por ahi abia que entender que si trabajaba tu papà y estaba fuera de casa todo el dia para eso no daba para exigencias.
La radio doble cassetera fue para los quince, no? Yo no tuve fiesta de 15 por razones obvias!!! si no, lo hubiese pedido sin pensarlo.
Gracias x pasar, como siempre.

Besos!

Alma ♫ dijo...

Qué atrapante historia!
En mi casa sabían haber muchas radios-reproductores de esos redonditosy ninguno sabía funcionar correctamente, todos hacían ruidos extraños (como si le cayera agua por adentro) y no leían nada, y yo que me moría por escuchar los cd´s esos de la revista Noticias de Rock Nacional...
Recién pude tener de esas radiecitas chiquitas de bolsillo en el año 2000, pudiendo acceder a la música Fm y muuucho mas tarde a poder tener un reproductor de DVD que hizo de las veces de reproductior de cd´s...

saludos, cariños, besos y abracetes!

Luna dijo...

Yo extraño el MP3 cuando voy en mi auto que es viejo y sólo le funciona la radio. Pero la música acompaña en cualquier formato.

Besos

Dolores Johanson dijo...

Me enternecio tu post mal!!!! todo lo q ansiabas escuchar musica, el sacrificio de tus viejos....me encanto nene!

Anónimo dijo...

Muy buen post. Que raro que no tuviste el grabador Sony (era negro) que tenía un auricular mono color blanco.
En mi caso con mi hermana en aquellas tardes de la decada del 80 jugabamos a realizar novelas y grabarlas.

La música de la novela provenía de una cajita musical que era grabada por el Sony negro.

CHILO!