2009-06-03

No llores mujer. Te dejo mis cintas, que son mías pero tan tuyas. Voy a recorrer lo que haga falta, lo que el destino me diga. Pararé donde deba y siempre, siempre, pensando en vos unos minutos. Teniendote presente en cada piedra, cada arbusto, cada rostro o cada despedida que me depare el camino. No quiero llevarme el recuerdo de tus últimas lágrimas, tus manos frías y tus besos, tu abrigate bien y los guantes de lana, como ultimo obsequio.
No se lo que me espera, y de poder saberlo, no lo haría. Demasiado con la ansiedad de dejar mis lugares, mis recuerdos, mis sentimientos debajo de la alfombra de entrada de mi casa junto a la llave que abre los recuerdos del pasado.
No llores... se que no voy a volver, y que lentamente iremos desapareciendo el uno del otro, hasta ser recuerdos fantasmales redimensionados según nuestro momento. Recuerdos en algunas fecha, en algunas canciones y libros.
El mundo va a seguir girando, impasible... vos deberías estar igual. A la vuelta de la esquina, deberías estar igual.

LGS

8 comentarios:

Muma dijo...

...cada vez más rotos, Y cada vez más tú, Y cada vez más yo. Sin rastro de nosotros.
Que triste que el mundo no se detenga y permanezca ajeno a nuestro dolor y que no podamos elegir los recuerdos que nos quedan.
Besos

Paula (Bera) dijo...

No queda otra que seguir, aunque la llave de los recuerdos quede a mano, aunque a la vuelta de la esquina ya no haya nada.
Besos!!!!

Srito Ale dijo...

Que profundo esto escrito. Me llega muchisimo.
Un gusto leerlos =)

Q estes bien
Au revoir

Luna dijo...

Una despedida muy triste como casi todas.

Besos

Anónimo dijo...

¿Qué estás escribiendo? ¿Qué me perdí? ¿Qué pasó?

CHILO.

Lola dijo...

Siempre lo dije, hay tanto amor en un despedida.

Muy profundo lo que escribiste, me gusto mucho..

Una demostración màs que el dolor no solo es inspirador de textos.

Sld.

Petardy dijo...

¿Pero dónde te marchas que la dejas tan triste? ¿Esperas que unos simples guantes rellenen tu ausencia? Me encantó el post. Saludos desde Petardylandia.

Mónica dijo...

todo final es un nuevo inicio, y de los recuerdos siempre es mejor atesorar los buenos, ¿no? Muy bueno lo expresado